En la lista de correo de socios de ARP-SAPC (Alternativa Racional a las Pseudociencias – Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico) se hablaba sobre hechos sorprendentes relacionados con el cristianismo: que si hay comunistas cristianos, que si un 5% de los cristianos dice que no cree en Dios, etc.

A mí se me ocurre una posible explicación para ese 5%.

Entre los bautizados como cristianos, hay un X% de gente que cree y otra cantidad Y% (donde Y=100-X, para que el total haga el 100%) que no cree. Supongamos que la gente de ese Y% no se define a sí misma como cristiana, haya o no apostatado (hay gente que fue bautizada -e incluso hizo la comunión- y que no cree, así que a pesar de no haber apostatado, cuando le preguntan dice que NO es cristiana).

Nos queda, por tanto un X% de gente que sí se define como cristiana. El 5% de ese X% podría ser perfectamente la gente que NO cree pero que a pesar de eso se define a sí misma como cristiana porque fue bautizada como tal y no ha apostatado. ¿Os parece razonable?

Dejando de lado las estadísticas, que siempre dan algún resultado sorprendente, lo que me parece mucho más llamativo a mí es que la mayoría de los cristianos (o creyentes en cualquier religión) están dispuestos a aceptar el método científico, a exigir pruebas para creer en algo, etc en todo *excepto* en lo tocante a la religión.

De acuerdo, desde pequeños los sacerdotes, rabinos, pastores o comoquieraquesellamen se ocupan de mentalizar a sus fieles (estoy tentado de decir “incautos”) de que cuantas menos preguntas se hagan, más les amará su dios, pero ¿cómo es posible que haya una masa de gente *tan* enorme y que no se haga preguntas *nunca*?

Tal como dice Robert L. Park en “Ciencia o vudú”, incluso si no tenemos ni idea de mecánica, cuando vamos a comprar un coche de segunda mano, hacemos algunas pruebas: lo ponemos en marcha, miramos que no tenga rasguños, damos un golpecito aquí y otro allá… en definitiva, hacemos todas las pruebas que nuestro limitado conocimiento de mecánica nos permite. Hace cien años el nivel de conocimientos sobre ciencia de la mayoría de la gente era nulo o casi nulo sin embargo, hoy en día hasta un niño pequeño tiene un nivel de ciencia muy superior al de muchos científicos de antes. ¿Cómo es posible que no hagan *ninguna* prueba, ni una pequeña, a lo que se les ha dicho sobre religión? Es una contradicción muy básica y que no consigo explicarme, ni siquiera con la poderosa influencia que las religiones tienen sobre la sociedad.

En fin, ahí queda esa paja mental de domingo por la tarde 😀

Siempre he tenido una objeción a lo de la publicidad en Internet: los publicistas esperan que tenga un efecto inmediato.

Me explico: se supone que un banner sólo funciona si cuando yo lo veo pincho en él y compro el producto que se anuncia. Si veo el banner y pincho en él, voy a la web y compro el producto al día siguiente (ya sin pinchar en el banner); o si veo el banner y no pincho en él, sino que voy y compro el producto al día siguiente (sin pinchar en el banner), se supone que el banner no ha sido efectivo (cuando en realidad sí lo ha sido). Esto no me lo invento: desde hace años ya no se pagan los banners por clicks (ni por click-through), sino que se pagan si hacen clic y compran un producto en la página que se anunciaba.

Esa forma de pensar sería similar a ésta para los anuncios en papel: si leo el periódico y en la página 10 hay un anuncio, siguiendo la forma de pensar de la publicidad en Internet, el anuncio sólo sería efectivo si nada más ver el anuncio pierdo el culo corriendo hacia el teléfono para comprar el producto. Es decir, si veo el anuncio y cuando acabo de leer el periódico voy y compro el producto, el anuncio NO ha sido efectivo.

Planteándolo para el caso de la televisión, para que lo veamos más claro por aquello de que es en tiempo real: un anuncio sólo sería efectivo si nada más terminar ese anuncio (p. ej. los de venta telefónica), salgo corriendo hacia el teléfono. Es decir, si veo el anuncio, me apunto el teléfono, y llamo al cabo de un rato, cuando me lo haya pensado bien, el anuncio NO habría funcionado.

Pues no lo entiendo. Si nadie le exige a la publicidad en TV o en radio que tenga resultados inmediatos (en tiempo real), ¿por qué se le exige a la publicidad en Internet? Es que los publicistas no se dan cuenta de que los usuarios de Internet somos gente inteligente y con capacidad de recordar las cosas, que somos capaces de ver una cosa y no comprarla hasta el día siguiente? Yo compro en Internet y rara vez compro nada más pinchar en el banner: normalmente pincho el banner, veo el producto, voy a
otra tienda, miro por ahí, y si veo que me interesa, luego entro a la página y lo compro. Es decir, el banner SÍ ha funcionado, aunque a juicio del publicista no lo ha hecho.

En fin, eso es lo que pienso yo, que soy parte interesada (teleco e informático).

The NASA wants to install mind-reader machines in US airports to prevent terrorism.

Human mind sends electrical waves when working (this is part of the synapse mechanism). The so-projected mind-readers would be able to detect and understand this waves, so that if you have “thinkings agains the US interests” you’ll be arrested by the FBI.

Man! Everyghing is getting more and more like George Orwell‘s 1984 🙁

El mayor farsante “creacionista de tierra joven” de la actualidad, Ken Ham, del ministerio “Answers in Genesis” internacional, estará visitando España este mes, en su campaña de ignorancia y oscurantismo anticientífico.

Aquí teneis el itinerario de este fanático lavacerebros. Esto es lo que nos toca en València:

Domingo Marzo 17, 2002 – Valencia
Lugar: Encuentro Cristiano
c/ Guardia Civil, 23
Dos charlas: 6:30pm-7:30pm and 7:30pm-8:30pm

Ojalá sea posible que una nutrida concurrencia escéptica española, bien preparada en el escepticismo y en el “debate” evolución-creacionismo, puedan asistir para dejar expuesto a Ken Ham como el farsante que es ante el público español.